Las mejores Fitball – comparativa y guía de compra 2020

Si en casa es donde eliges ponerte en forma, las pelotas de fitness (también conocidas como pelotas suizas/de ejercicio/de estabilidad) son una gran pieza del kit para añadir a tu equipamiento casero (o para utilizar fuera de casa). Se pueden usar como parte de la rehabilitación de una lesión, para ejercicios de pilates o inlcuso el simple hecho de sentarse en la pelota en lugar de una silla es suficiente para activar los músculos centrales alrededor de tu sección media y es una buena manera de mejorar tu postura y equilibrio.

Casi cualquier ejercicio puede ser intensificado usando una pelota de fitness, como las abdominales o las opciones avanzadas como las flexiones con los pies elevados sobre la pelota, porque te estabilizas constantemente mientras lo haces en una fitball podemos hacer prácticamente cualquier ejercicio que normalmente haríamos en un banco de pesas trabajando de forma mucho más efectiva.

Una fitball tiene mucho más potencial del que parece a simple vista. En las manos adecuadas puede ser una de las piezas más versátiles del equipo de tu gimnasio y sus usos potenciales sólo están limitados por tu imaginación. Además, como es barato y ligero y puede ser inflado y desinflado rápidamente, es uno de los primeros artículos que debes comprar para montar un gimnasio en casa.

Antes de enseñaros su modo de uso más efectivo y trucos únicos os dejamos con las 7 mejores bolas de pilates con precios más que ajustados.

Comparativa: Las mejores pelotas suizas.

Los beneficios de usar una pelota de gimnasio

La pelota de gimnasio es tan versátil que se puede usar para ayudar a alguien que acaba de empezar en el gimnasio, así como a los experimentados ejercitadores. Una pelota de gimnasio puede ser usada por los principiantes para trabajar su técnica de sentadilla. Si colocan la pelota de gimnasia entre la pared y la parte baja de la espalda, se puede usar para apoyar la espalda y ayudar a aumentar el rango de movimiento en la postura en cuclillas.
El simple hecho de sentarse sobre una pelota de gimnasia es genial para aprender la coordinación y el equilibrio básicos, y para ayudar a las personas a mejorar su conciencia de la posición y el movimiento de su propio cuerpo.
Para los gimnastas más avanzados puede ayudarles añadiendo un nivel extra de inestabilidad, aumentando el reto de sus entrenamientos de una forma nueva y potencialmente desconocida.
Esa inestabilidad hace que todos tus músculos estabilizadores -esos héroes anónimos que normalmente tocan el segundo violín a los pectorales, bíceps y tríceps- trabajen para mantener tu equilibrio mientras realizas los ejercicios. Usarlos regularmente para movimientos de peso corporal crea una fuerza funcional en todo el cuerpo que reduce el riesgo de lesiones deportivas, mejora la postura y apoya los músculos responsables de soportar la tensión de los levantamientos compuestos más pesados, como las sentadillas y las prensas de techo.

Errores comunes en las pelotas de gimnasio

Usar una superficie inestable es genial a veces, pero si buscas trabajar más duro ciertas partes del cuerpo, entonces una pelota de gimnasio no es siempre tu mejor apuesta.
Añadir una superficie inestable aumenta la complejidad, no la intensidad. Mucha gente hace abdominales en una pelota de gimnasio, pensando que es más desafiante para el núcleo. Sin embargo, usted obtendrá un mayor beneficio con sólo realizar el ejercicio real, ya que se comprometerá con los músculos deseados en lugar de todos los músculos circundantes.
El balón de gimnasio también se utiliza fuera de los entrenamientos como una silla de oficina alternativa, pero no lo uses como sustituto porque puede resultar en una peor postura que si te hubieras atascado con una silla.
La gente cree que usar la pelota de gimnasia desafiará su núcleo y les ayudará a mantener una buena postura. Aunque esto es cierto al principio, cuando los músculos se fatigan, su postura puede sufrir significativamente, causando que se siente en una peor posición que la que tendría en una silla.

¿Qué tamaño es el ideal para mi?

Las pelotas de ejercicio vienen en tamaños estándar de la industria: 55 cm, 65 cm y 75 cm. Estos tamaños indican la altura o el diámetro de la pelota cuando está completamente inflada.

¿Cuánto debo llenar la fitball cuando la inflo?

La mejor manera de saber que su balón de ejercicio está correctamente inflado es medir la altura del balón cuando está completamente inflado. Esta es la forma más fácil de hacerlo:
Haga una marca con lápiz en una pared a una altura de 55, 65 o 75 centímetros, dependiendo del tamaño del balón que haya comprado. Encontrará el diámetro óptimo (altura) claramente indicado en la caja que vino con el balón. El diámetro de un balón de ejercicio es el mismo que su altura cuando está completamente inflado.
Infle el balón hasta que la parte superior del mismo esté a nivel con la marca de su lápiz.
Al inflar el balón, no debe medir más del tamaño indicado en la caja, o podría reventar.

¿De que esta fabricada una fitball?

Las pelotas de ejercicio están hechas de un plástico PVC anti-ruptura diseñado para ser flexible y para el uso más seguro y funcional bajo condiciones normales de asiento y entrenamiento. El PVC es un ingrediente integral en la formulación del plástico – ayuda a que la pelota sea expandible, resistente y lo suficientemente rebotante, de modo que se desempeñe de la manera que esperas y deseas.

Ejercicios con la fitball

El uso de una pelota de ejercicio ayuda a fortalecer su núcleo y a aumentar su estabilidad. Empieza por elegir el tamaño correcto de la pelota de ejercicio para tu altura: si mides menos de 163 cm, necesitarás una pelota de 55 cm; si mides más de 180 cm, elige una de 75 cm; si estás entre medias, utiliza una de 65 cm.

Es importante calentar antes de hacer los ejercicios. Haga que su sangre bombee con una caminata rápida antes de empezar.

Empieza fácil con repeticiones de hasta un minuto cada vez. Crea un circuito de los seis ejercicios haciéndolos uno tras otro en series individuales. Repite el circuito hasta tres veces y hazlo de dos a cuatro veces por semana para obtener mejores resultados.

  1. Sentadillas en la pared

Párese de espaldas a la pared y con los pies separados a la altura de las caderas. Coloca la pelota entre la parte baja de tu espalda y la pared. Bájese a una posición sentada con los muslos paralelos al suelo. Empuje sus pies en el suelo y su espalda contra la pelota de gimnasia y enderécese lentamente. Vuelva a sentarse en cuclillas. Repita la operación.

  1. Puentes de bolas

Apoya la parte superior de la espalda y los hombros en la pelota y entrelaza las manos detrás de la parte posterior de la cabeza. Dobla las rodillas para que las piernas estén en ángulo recto y mantén los pies separados a la altura de las caderas. La espalda, las caderas y los muslos deben estar paralelos a la colchoneta. Enganche su barriga y baje sus nalgas hacia el suelo. Presiona a través de los talones y engancha los glúteos para elevar las caderas hasta la posición inicial. Continúa bajando y levantando las caderas.

  1. 3. Abdominales

Siéntese en el borde de una pelota de ejercicio con sus pies colocados firmemente en el suelo, a la anchura de la cadera. Sostén la parte posterior de tu cabeza con tus manos y baja el cuerpo para que la parte inferior de tu espalda sea soportada por la pelota. Enganche los músculos abdominales mientras levanta y baja los omóplatos a un ángulo de 45 grados. Exhale mientras se eleva e inhale mientras desciende. Repita.

  1. Los tríceps se sumergen

Siéntese en la pelota. Ponga sus manos al lado de sus caderas con los dedos apuntando hacia adelante. Da un paso adelante con cada pie para quitarte el trasero de la pelota. Apoye el peso de su cuerpo con ambas manos detrás de usted e iguale la presión en sus pies, que deben estar separados a la anchura de la cadera. Dobla los codos mientras bajas el trasero hasta justo encima del suelo. Mantenga su espalda recta y cerca de sus manos en todo momento. Enderece los codos entre cada bajada para volver a la posición inicial.

  1. Flexiones de pared

Sostenga la pelota de ejercicio con ambas manos y colóquela contra una pared a la altura del pecho. Inclínese hacia adelante sobre la pelota con los codos rectos. Lleva tus pies hacia atrás a un metro de la pared. Sostenga su cuerpo en línea recta y baje su cuerpo hacia la pared, doblando los codos hacia los lados. Detente antes de que tu pecho toque la pelota y empújate a la posición inicial. Repite.

  1. Elevar y alcanzar

Cómo: Acuéstese con su estómago sobre la pelota y sus manos y pies tocando el suelo. Levante un brazo delante de usted a la altura del hombro y la pierna opuesta detrás de usted a la altura de la cadera. Sostenga y luego baje el brazo y la pierna hasta el suelo. Repita con el otro brazo y pierna y continúe alternando.

Deja un comentario